Usan pedicura para salvar al murciélago cubano

0

Cualquier biólogo o estudiante de la carrera entiende lo apasionante que es salvar una especie sobre la tierra. Se han extinguido demasiadas y salvar una es un aporte al planeta. Un grupo de biólogos está en la tarea de salvar al murciélago cubano de orejas de embudo, un animal curioso y bastante frágil que los llevó a determinar una curiosa manera de trabajar para su conservación.

Los biólogos hacen su trabajo pintando las uñas de los murciélagos para poder salvarlos

Una especie que se había dado por extinguida

El murciélago cubano habita solo en una cueva de la isla. Mucho antes de dar con ejemplares vivos se consiguieron algunos huesos. Los científicos, al notar la extraña forma de su mandíbula dieron por hecho que estaban ante fósiles de una especie que ya se había extinguido, pero el tiempo demostró que no era así.

Pero encontrar ejemplares vivos no deja de preocupar a la ciencia, ya que estos ejemplares habitan solo en una cueva en Cuba. El ambiente en esta cueva es tan caliente que puede compararse a un sauna, este clima específica obliga a atender pronto la conservación de este murciélago, ya que alejarse de este clima por alguna necesidad podría conducir al fin de la especie.

¿Por qué usar pedicura para salvar al murciélago cubano?

Es lo que cualquier aún se pregunta, esta es la situación: La cueva tiene muchas especies de animales habitando. Aparte de arañas, escorpiones y serpientes hay otros tipos de murciélagos que no corren el mismo peligro de extinción. En ese tipo de casos lo que hacen los conservacionistas es usar el método de marcar y recapturar individuos de la especie.

Esta operación es relativamente sencilla en la generalidad de los casos, se trata de colocar un dispositivo, etiquetarlos. Pero esta especie es aún más delicada de lo que son los murciélagos en general, la metodología era indispensable para tener una proyección del crecimiento de la población del murciélago cubano. Solo aplicando esa táctica podrían saber si las medidas para salvar al murciélago cubano están teniendo algún efecto real.

La solución vino de la mano de la creatividad del equipo de biólogos.

Aunque a muchos les resulta sorprendente, la solución que pensaron en este equipo ha resultado funcional: Hacer una especie de pedicura a los murciélagos capturados, a manera de identificarlos y controlar la población haciendo posteriores recapturas.

Esto además les permite ubicarlos con cierta facilidad por los colores que son blanco, rojo, rosa y amarillo brillante. De esta manera esperan controlar el crecimiento de la población, atender a tiempo cualquier problema que ponga en riesgo la especie y hacer proyecciones estadísticas.

Queda demostrado que la pasión, creatividad e inteligencia cumpliendo con esta labor tiene un peso quizás tan valioso como lo aprendido en el aula.

Facebook
Facebook
Twitter207k