Una joven de 17 años celebra su graduación con su pareja mayor que sorprendió a todos.

0

Kaylah Bell, es una joven de 17 años de Lancaster, California, como cualquier chica de su edad, estaba muy ilusionada en celebrar su fiesta de graduación al terminar sus estudios en la escuela secundaria.

Generalmente, las adolescentes asisten al tradicional baile con una pareja de la escuela o quien hayan tenido una cita, es un acontecimiento muy importante para ellos y propicio para el romance.

Pero Kaylah no tenía ninguna cita, pero sí el vestido que soñó y un abuelo que la amaba tanto que estaba dispuesto a todo por hacerla feliz.

Su acompañante sería Alvin Hackett, su abuelo de 67 años a quien ella llama “papá”. El anciano asistió vestido con un traje a juego con el de ella para tomarse fotos, además, cumplió con la tradición de comprarle un precioso ramillete.


A pesar de que no la acompañó al baile porque había una restricción que prohibía el acceso a las personas mayores de 21 años, sí estuvo presente acompañándola en la antesala del evento y se tomaron muchas fotografías juntos para inmortalizar ese día especial.

Tal como suelen hacer las parejas en esa importante noche, el abuelo de Kaylah usó un traje combinado con su vestido. Fue un gesto adorable que sorprendió y conmovió a todos los presentes.

La joven aseguró que sus compañeros le dijeron que admiraban a su grandioso abuelo.

“Mi abuelo es pastor de su propia iglesia y la gente dice que es el más astuto en su comunidad. Así que estoy segura de que al momento de invitarlo ya se preparó para elegir su ropa a juego con la mía”, dijo ella.

“Me sentí bendecida de poder crear ese mágico recuerdo junto a él”, agregó Kaylah.

Sus compañeros también los fotografiaban mientras les hacían comentarios positivos sobre su acertado vestuario y el tierno gesto del abuelo en convertirse en la pareja de su nieta en un día tan importante para ella.

En cuando supo que Kaylah no tenía una cita estuvo dispuesto a acompañarla, que la haya sorprendido con el ramillete para ella representó un acto muy especial. También compró un boutonniere a juego para él.

Su historia se ha hecho viral, nos recuerda el valor de ofrecerle a nuestros mayores el reconocimiento y gratitud que merecen por habernos entregado su amor, protección y apoyo en los mejores años de su juventud.


Las fotos de esta pareja siguen dando mucho qué hablar en las redes



Deja tu comentario

Comments are closed.