Tristán Suárez: dos chicos salvaron a un niño que estaba siendo violado por su padrastro

0

Los valientes niños salvaron al chicos del abuso de su padrastro a palazos y lo entregaron a la policía.

Dos chicos de 13 y 15 años jugaban en un descampado de Tristán Suárez cuando advirtieron que un menor estaba siendo abusado por su padrastro. Los valientes, lejos de asustarse con el pervertido, lo redujeron a palazos y lo entregaron a la policía en el barrio San Andrés.

Al advertir esta macabra escena, los chicos vieron como el agresor llevaba consigo un cuchillo, con el cual amenazaba a su víctima, ellos redujeron y detuvieron al violador con palos. Uno de los héroes ya había defendido a su madre de las garras de su papá cuando apenas tenía 5 años.

Lo que ocurre es que en el barrio San Andrés, los vecinos suelen acudir a un campo para llevar a cabo diferentes actividades de esparcimiento. En el caso de Marcos, de 13 años, concurre al lugar para andar a caballo, y en su última visita al predio lo hizo con la compañía de Uriel, de 15.

Mientras los chicos estaban divirtiéndose, a lo lejos ambos pudieron ver a un hombre, conocido en la zona como “Peteke”, quien estaba pescando junto a tres niños. Entonces, el menor de los adolescentes le dijo al otro: “Vamos a pedirle la caña”, pero cuando llegaron al arroyo el adulto y los pequeños ya no estaban.

Celeste, mamá de Marcos, apodado “El Bola”, relató: “a los pocos metros mi hijo vio cómo este tipo violaba a su hijastro, de 9 años”, de acuerdo a lo publicado por “Crónica”. Este al ver que el abusador portaba un cuchillo, del tipo tramontina, le dijo a su amigo: “vamos a buscar palos y a avisarle al dueño del campo para que llame a la policía”.

En ese momento el violador advirtió sus presencias y entonces decidió darse a la fuga, pero los chicos lograron reducirlo con sus palos y llevarlo hasta la entrada del establecimiento para facilitar el accionar policial.

Finalmente, “Peteke” fue detenido y trasladado a la comisaría de Tristán Suárez, mientras su hijastro fue alojado en el Hospital de Ezeiza, producto de las lesiones padecidas en el ataque sexual.
Sobre la heróica reacción de su hijo Celeste reconoció:”tengo una mezcla de sensaciones, como orgullo, pero a la vez pena por el chico abusado y horror por lo que mi hijo tuvo que ver. Lo felicité porque él arriesgó su vida para defender a otro, siendo muy pequeñito”. No obstante, a la mujer no la sorprende este accionar valiente de Marcos, a pesar de su corta edad, ya que reveló:”cuando tenía 5 años, su papá me estaba moliendo a golpes, dejándome inconsciente y él tomó un secador y lo espantó. Después corrió y llamó a la policía”.

“En ese momento yo no sentí miedo, lo que sentí fue ganas de pegarle al tipo ese”, señaló Marcos. Más allá de la bronca por lo que estaban viendo, descubrieron que “el hombre tenía un cuchillo, por eso pedimos ayuda antes de ir a pararlo”, terminó de contar Marcos.

Por su lado, Uriel señaló que “me sentí mal al ver lo que estaba haciendo ese hombre, por eso lo retuvimos hasta que vino la Policía. Agarramos unos palos y lo hicimos quedar ahí hasta que llegó la ayuda”.

Fuente: Crónica


Deja tu comentario

Comments are closed.