La argentina que contagió de esperanza a toda Italia

2

Una argentina que vive en Turín organizó un aplauso colectivo a los médicos desde su balcón. Esta es la historia de Sonia Belforte, la argentina que contagió a toda Italia de esperanza ante la cruda situación que se vive a nivel mundial por la pandemia de coronavirus.

Sonia Belforte, la argentina que contagio de esperanza a toda Italia
Sonia Belforte, la argentina que contagio de esperanza a toda Italia

Invitó a sus vecinos a “romper el aislamiento” sin tener contacto, una forma de imprimirle optimismo a la cuarentena obligatoria en uno de los países con más contagios por la pandemia.

“Preparada para el flashmob, voy a salir al balcón para ver si todos aplaudimos a los médicos”

Sonia Belforte es argentina, vive en Turín hace ya 30 años, y hace algunos días repartía su tiempo entre el turismo y la actuación. Ahora, su vida cambió. En realidad la de todos en Italia. Está en aislamiento obligatorio y, a partir del avance intempestivo de la pandemia del coronavirus ​en ese país, propuso a sus vecinos desde su balcón una muestra de apoyo y aliento a todos los empleados de la salud que trabajan hace semanas atendiendo a los afectados.

Al sábado a la mañana, Italia superaba los 17 mil contagios y la cifra de muertes asciende a más de 1200.

En el país europeo que se convirtió en el epicentro de la pandemia, los hospitales están colapsados de pacientes, las calles están vacías y las pocas personas que salen de sus casas son obligadas por las fuerzas de seguridad a regresar, salvo que necesiten acercarse a supermercados o farmacias, los únicos establecimientos abiertos.

Es por esto que esta ciudadana argentina decidió sumarse a un “flashmob” (una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente) convocado a través de cadenas de Whatsapp, salir a su balcón y convocar a viva voz a sus vecinos a un aplauso colectivo que dé aliento y apoyo a los médicos de la ciudad.

“Preparada para el flashmob, voy a salir al balcón para ver si todos aplaudimos a los médicos”, comenzó diciendo Sonia en su video difundido entre sus seres queridos en las redes sociales.

En la primera ocasión que Sonia sale al balcón con su micrófono pidiendo a todos sus vecinos que se sumen, vuelve su mirada hacia la cámara y dice con gracia: “No hay nadie”.

No hay nadie

Al segundo intento, escucha los primeros aplausos y el apoyo a su iniciativa para “romper” el aislamiento, sin necesidad de tomar contacto con sus vecinos.

“Vamos Italia, vamos adelante todos juntos”, alienta desde su balcón la argentina, que no pudo evitar volver a su idioma madre por unos segundos. “Aplaudieron”, festeja Sonia en el cierre del video.

Mirá el video de la argentina que contagió de esperanza a toda Italia

En una segunda grabación, ya en un tono más serio, se dirige a sus compatriotas argentinos, advirtiendo que “no subestimen al coronavirus, acaten todas las medidas del gobierno y cuiden a los ancianos”.

“¡No lo subestimen! Porque nosotros hicimos eso en Italia. Dijimos que era una conspiración, una gripe o que seguramente harán rápido la vacuna. Todas cosas que pueden ser verdad pero que no lo sabemos y tenemos que ponernos a investigar. Pero hoy, no hay tiempo para eso. La realidad es que hoy en Italia los hospitales están colapsados”, relató.

En comunicación con Clarín contó porqué decidió grabar esos videos y sumarse a esa iniciativa a la que se vio convocada a través de su Whatsapp. “Cuando vi que murió la primera persona Argentina empecé a asustarme. Pensé: ‘Si esto pasa en Argentina con el servicio sanitario que no es el de aquí’…”, se preocupó.

Esperanzadoras intensiones

La intención del video, contó, fue transmitir lo que ocurre en Turín: “Fue para que tomen precauciones antes de llegar a la situación de Italia. Es sólo por un tiempo, son dos semanas, estén alejados de las personas, si tienen dudas no visiten a los ancianos porque son los más vulnerables, si se ataja a tiempo es mejor”.

“Fue muy movilizante. Me sentí muy Evita Perón”, reconoció risueña Sonia sobre el momento en que convoca con un micrófono a sus vecinos a aplaudir y conectarse en el medio del aislamiento. Aunque aclaró: “Ocurrió en varios puntos de Italia”.

Sobre la situación actual en su ciudad, reconoció que en un principio se subestimó el tema y que ahora solamente se puede salir para acudir a la farmacia o al supermercado.

Consultada por Clarín por el abastecimiento dice que “faltan algunas cosas, pero se encuentran alternativas”. El fenómeno que Sonia no termina de comprender es la desesperación por comprar papel higiénico, un bien de primera necesidad que escasea en estos momentos en algunos países de Europa como Italia, España y Francia​.

La situación en el viejo continente

Al igual que en Argentina, donde algunos aprovecharon la demanda de alcohol en gel y de barbijos para subirle los precios (luego congelados por el Gobierno de Alberto Fernández). En Italia hubo casos insólitos como “un sastre que se puso a confeccionar barbijos y los vendía a 50 euros”, relató Sonia.

La argentina que contagió a Italia de esperanza hace 30 años vive en Turín elogió el accionar de gobernantes, médicos y enfermeros en esta situación y resaltó: “Pienso que tomar medidas de este tipo con algo que se desarrolla de forma tan rápida no es sencillo, hay que comprender a los gobernantes y acatar las medidas que se toman”.

“Es el momento de pensar en el bien común, hacer el bien para no hacerle daño a otro”. Un mensaje que Sonia repitió en varias ocasiones en su video y en la charla con Clarín.

Además, reflexionó: “Es un momento para mí muy importante, porque es donde te das cuenta que todos somos uno. Si yo no hago esto bien te voy a perjudicar a vos, y después a mí”.

Y cerró: “Esto se supera con fuerza y con unidad”.

Texto de Candela Martín para https://www.clarin.com/

También te puede interesar … https://tudiario.net/primera-penalizacion-judicial-por-no-informar-sobre-un-viaje-al-exterior/

Facebook
Facebook
Twitter207k