Encontraron una botella que fue arrojada al mar con un importante mensaje escrito en 1975

0

La botella tenía adentro un escrito. Por ello la persona que la encontró no dudo en buscar al protagonista de la historia.

Son variadas las historias que arroja el mar, y en esta ocasión sucedió en las costas de Río Negro, cuando una familia se encontraba pasando unos días de relax en un una playa de Bahía de Creek. “El martes a la mañana fuimos temprano y como no había pique, me puse a juntar la basura que otros tiran en la playa. Levanté muchas cosas, entre ellas, una botella que en principio parecía como cualquier otra. Cuando la iba a meter en la en la bolsa, noté que estaba sellada. Después, me di cuenta que había algo adentro y la guardé”, contó Luisina la mujer que encontró el objeto, a TN.com.ar.

La mujer contó sobre el momento en que con la familia decidieron abrir la botella, para develar el misterio: “Estábamos todos muy ansiosos. Con un cuchillo sacamos el sellado y después el corcho. Estaba muy bien cerrada. Adentro tenía un papel, que en un primer momento pensamos que era un billete y nos dimos cuenta que era una carta envuelta en nylon”, detalló.

Se encontraron con un papel en el que la tinta estaba desparramado, pero lo que estaba escrito se podía leer claramente: “Esta botella fue tirada al agua en el balneario Las Grutas, provincia de Río Negro, República Argentina, el 7 de febrero de 1975”, además el que autor de la carta, Miguel Borges, pedía que se comuniquen con él cuando su escrito sea encontrado y dejó su dirección de El Palomar, en Buenos Aires y un teléfono.

“El número que estaba ahí obviamente no pertenecía más a la familia. Cuando volvimos a Patagones, publiqué en las redes sociales si alguien conocía a Miguel. Nunca imaginé que terminaría en todo esto la historia. Muchísima gente me mandó mensajes desde El Palomar, diciéndome que ya no vivía ahí, sino que se había mudado a Villa Crespo”, contó la mujer.

Pero pudo hacer contacto con la familia del hombre, precisamente con quien fue la esposa: “Ella me dijo que Miguel ya había fallecido pero me pasó números de teléfonos de Juan Borges, un supuesto hijo. Llamé a varias casas hasta que finalmente me respondieron en una. Una señora me dijo que era la madre de Juan y la mujer de Miguel, que había muerto hacía cinco años”.

Fue ella la que le contó que estaba junto a Miguel cuando arrojó la botella, en La Grutas. En esa época viajaban mucho juntos. Además destacó que él solía hacer esas cosas, por lo que esperaba alguna respuesta. Y la mujer contó que quisiera darle aquello a la familia, para que puedan llevarse una parte de su historia.


Deja tu comentario

Comments are closed.