Ayrton Senna: Los últimos momentos antes de morir y la bandera encontrada junto a su cuerpo

0

Uno de los más grandes pilotos en la historia de la Formula 1 fue y seguirá siendo Ayrton Senna, un brasileño cuya vida tuvo una vuelta que le causó la muerte justo por no tomarla como debía.

En 1994, un accidente contra una pared a 218 km por hora dejó destrozado su monoplaza, y él murió poco después rumbo al hospital, en el Gran Premio de San Marino.

todas las páginas.

El 1 de mayo de 1994 empezó con los preparativos para la gran competencia, donde como solía ser, Senna era favorito para llegar al podio. Llegado el momento de entrar al monoplaza Williams FW16 que conduciría, iniciarían sus últimos minutos de vida. A sus 34 años, Ayrton Senna había tenido uno de los peores accidentes de la Formula 1.

La escudería Williams nunca aceptó culpabilidad al respecto, y no fueron puestas condenas por el caso.

Pero la situación parecía ir mal desde el inicio, ya que en las vueltas de práctica previas al Gran Premio habían ocurrido un par de accidentes. Uno de ellos fatal, que le quitó la vida a Roland Ratzenberger, de una manera muy comparable al de Senna. Había sido el propio brasileño quien al ver dicho accidente se subiría a un auto de auxilio para ir directo al lugar del choque y tratar de ayudar a Roland. Pero al llegar comprobó que el piloto austriaco había muerto con el impacto.

También te puede interesar leer  Las fotos de las fiestas más descontroladas de los futbolistas famosos

Entonces Senna declaró que la protección para los pilotos no era la adecuada, y acusó a la FIA de ello. No hubo reacciones y medidas al respecto, no al menos que fueran tan rápidas como para evitar el accidente aún estaba por ocurrir. El que le quitaría la vida a Senna.

“Después de la muerte de Roland en la calificación, salimos de la sesión informativa de los pilotos el domingo por la mañana antes de la carrera y Ayrton me dijo que la próxima semana deberíamos hacer más para que el deporte sea seguro”, declaró Berger tras el accidente fatal de Senna. Evidentemente no le fue posible cumplir tal plan.

Pero ése no era el único plan que tenía Ayrton Senna ese día. Justo a su asiento, entre destrozos por el choque, se encontró una bandera de Austria que presumiblemente usaría como homenaje si lograba llegar al podio en la carrera. Su amor y preocupación por sus compañeros era constante, y lo fue hasta su muerte.

También podría interesarte: Historia de la Maldición del Bambino

Facebook Comments

Share.

About Author