10 secretos de “Nevermind”, el álbum de Nirvana que revolucionó los años 90’

0

Este disco de 1991 está considerado como uno de los álbumes más logrados y exitosos de esa década.

El 24 de septiembre de 1991 el grupo norteamericano Nirvana lanzó al mercado “Nevermind”, su segundo álbum de estudio -tras el disco “Bleach”, de 1989- un trabajo musical que estaba destinado a mandar al ostracismo a todas las bandas ochenteras de hard-rock y que iba a arrasar con todo a su paso, enloqueciendo de paso a las compañías discográficas más importantes, que de un momento a otro dictaminaron que todo debía ser grunge.

Producido por Butch Vig, este disco que contenía 13 canciones, entre ellas la emblemática “Smells like teen spirit”, se convertiría en uno de los álbumes más vendidos de la historia de la música popular, convirtiendo al trío compuesto por el cantante y guitarrista Kurt Cobain, el bajista Chris Novoselic y el baterista David Grohl en una de las bandas más populares de la década y en el grupo estandarte del movimiento de la escena grunge de Seattle.

Producido por Butch Vig, este disco que contenía 13 canciones, entre ellas la emblemática “Smells like teen spirit”, se convertiría en uno de los álbumes más vendidos de la historia de la música popular, convirtiendo al trío compuesto por el cantante y guitarrista Kurt Cobain, el bajista Chris Novoselic y el baterista David Grohl en una de las bandas más populares de la década y en el grupo estandarte del movimiento de la escena grunge de Seattle.

A más de un cuarto de siglo del lanzamiento de “Nevermind”, a continuación les presentamos 10 cosas que seguramente usted no sabía con respecto a este histórico álbum:

1) Antes de comenzar las grabaciones de “Nevermind”, en la primavera de 1990 y con un presupuesto de 65 mil dólares, el grupo ya había ensayado varias veces las canciones que se incluirían en la placa, por lo que se necesitaron pocas tomas para grabar las pistas de las canciones. Chris Novoselic y Dave Grohl terminaron sus partes de bajo y batería en cuestión de días, pero Cobain tuvo que trabajar más en sus overdubs de guitarra, canto y especialmente las letras, que en ocasiones eran terminadas minutos antes de entrar al estudio de grabación.

Durante la grabación de “Nevermind” se vivieron algunas dificultades luego que Kurt Cobain se negara a hacer tomas múltiples para duplicar su voz en algunas canciones, como “In bloom”. El productor Butch Vig, con mucha astucia y sabiendo que Cobain era un declarado admirador de The Beatles, especialmente de John Lennon (Kurt solía cantar la canción “Julia” de Lennon -dedicado a su madre- durante las grabaciones), le dijo a Cobain que tenía que grabar sus voces todas las veces que fuera necesario, porque eso era lo que Lennon solía hacer. De ese modo, cada vez que Cobain reclamaba porque lo obligaban a grabar en repetidas oportunidades sus voces, Vig le decía: “John Lennon lo hacía”, palabras mágicas que eran más que suficientes para convencerlo.


Kurt Cobain durante la grabación de “Nevermind”, en la primavera de 1990.

De todos modos, si bien las sesiones de grabación de “Nevermind” fueron en general apacibles, Vig reveló que a veces el estado anímico de Cobain se transformaba en algunas ocasiones: “Estaba fantástico durante una hora, pero entonces se sentaba en una esquina y no decía nada durante otra hora”.

2) El sonido que marcó todo el sonido de “Nevermind”, además de la machacante base de bajo y batería, fue la furiosa guitarra de Kurt Cobain, quien usó en las grabaciones de este álbum una guitarra Fender Mustang de los años 1960, una Fender Jaguar y varias Fender Stratocasters, además de emplear pedales de distorsión y otros efectos, para lograr ciertos sonidos en las canciones “Come as You Are” y “Smells Like Teen Spirit”. Según la publicación “Guitar World”, “el sonido de la guitarra de Kurt Cobain en “Nevermind” estableció el tono para el rock de los noventa”.

Sin embargo, para el productor Butch Vig, el verdadero responsable del particular sonido de “Nevermind” no fueron las guitarras de Cobain, sino que la batería: “La gente me pregunta cómo conseguí ese sonido en “Nevermind”… el noventa por ciento es por Dave Grohl. Es por cómo toca. Es tan poderoso”.

3) El baterista Dave Grohl relataría que Kurt Cobain solía “componer primero la música y las letras después”, por lo que afirma que Cobain se centró sobre todo en las melodías de las canciones. Cobain, de hecho, estaba todavía trabajando en las letras del álbum en el momento de comenzar la grabación de “Nevermind”, cuyas canciones se refieren a varios temas de la sociedad.

La canción “Lounge Act”, por ejemplo, relata las complicaciones en las relaciones amorosas; “Territorial Pissing” habla de las agresiones machistas contra las mujeres; “Lithium” del abuso de medicamentos y la religión; “Come as you are” sobre la aceptación y del uso de drogas, la mendicidad y las armas; “Something in the way”, de la depresión y la soledad; “In Bloom” sobre la falta de personalidad y “Drain you”, del amor.

Polly” el sexto tema del álbum “Nevermind”, en tanto, se basó en la historia real de una adolescente de 14 años que fue víctima de tortura y violación en junio de 1987, cuando fue raptada -durante dos días- después de regresar de un concierto de punk rock en Washington DC. Cobain abordó en la letra el punto de vista del violador, por lo que la canción sería acusada posteriormente de ser un tema pro-violación.

El autor Charles R. Cross, autor de la biografía de Kurt Cobain “Heavier Than Heaven” (2001), afirmó por su parte que muchas de las canciones escritas para “Nevermind” trataban sobre las relaciones disfuncionales de Cobain con su ex novia Tobi Vail. Cuando la relación entre ambos terminó, Cobain comenzó a escribir canciones con violentas y deprimentes escenas, muchas de las cuales revelaban odio a sí mismo y a otras personas. Según Cross, “en los cuatro meses siguientes a su ruptura, Kurt Cobain escribiría media docena de la mayoría de sus memorables canciones, todas ellas sobre Tobi Vail”.

De todos modos, Cobain se quejaría más tarde de los intentos de los periodistas de rock de intentar descifrar lo que decían algunas de las letras de sus canciones: “¿Por qué diablos los periodistas insisten en venir con una segunda evaluación freudiana de mis letras, cuando no las entienden en el 90% de las ocasiones?”.

4) El disco “Nevermind” contiene una pista oculta titulada “Endless, nameless” (“sin fin, sin nombre”), grabada después de la prolongada sesión de la canción “Lithium”. Por otra parte, en el minuto 1:57 de la canción “Polly” hay un error cuando Cobain dice “Polly said…”, ya que el cantante no debía entrar vocalizando en ese momento, pero la banda aún así decidió mantener la grabación.

Según confesaría Kurt Cobain posteriormente, “Drain you”, otra de las canciones de “Nevermind”, era uno de los pocos temas que disfrutaba tocar en concierto, pues, en su opinión, estaba a la altura de la canción “Smells Like Teen Spirit”, la canción emblema del grupo.

5) Después de terminar las sesiones de grabación de las canciones de “Nevermind”, el productor Butch Vig y el resto de la banda se pusieron a mezclar el álbum, pero no quedaron para nada satisfechos por cómo estaban resultando las mezclas. Por ello, tras desechar a Scott Litt (conocido por su trabajo con R.E.M.) y Ed Stasium (que había trabajado con The Smithereens, una de las bandas favoritas de Cobain) contrataron los servicios de Andy Wallace, que recientemente había coproducido el álbum de 1990 de Slayer “Seasons in the Abyss”.

Según recordó el bajista Chris Novoselic, “escogimos a Wallace porque aquellos discos de Slayer sonaban muy duros”. Andy Wallace, de ese modo, introdujo en las canciones varios efectos especiales y ajustó los sonidos de la batería, haciendo alrededor de una mezcla por día. Después que terminó su trabajo, tanto la banda como el productor Butch Vig dieron el O.K. a su trabajo.

Sin embargo, después del lanzamiento del álbum, los miembros de Nirvana expresarían su descontento con el sonido tan pulido que el mezclador le había dado a “Nevermind”. El cantante Kurt Cobain confesaría que “mirando atrás, en la producción de “Nevermind”, me avergüenzo ahora de ello. Suena más parecido a un disco de Mötley Crüe que a uno de punk rock”.

6) El álbum “Nevermind” iba a titularse originalmente “Sheep” (“Oveja”), un irónico y burlesco calificativo que según Kurt Cobain definía a la perfección a la gente que, según él, compraría el disco. De haberse llamado de esa forma, la idea era que el disco tuviera un falso anuncio en su carátula que dijera: “Porque no quieres; porque todos los demás lo son”. Finalmente, después de pensarlo un poco, los integrantes de Nirvana lo bautizaron con el nombre más simple que se les ocurrió: “Nevermind” (“No importa”).

7) La célebre portada del álbum, diseñada por Robert Fisher y que muestra a un bebé buceando hacia un billete de un dólar prendido de un anzuelo, nació de una idea de Kurt Cobain, mientras éste se encontraba viendo un programa de televisión sobre nacimientos bajo el agua. El bebé que apareció en la foto era un bebé de cuatro meses de edad llamado Spencer Elden, hijo de Rick Elden, amigo del fotógrafo Kirk Weddle, quien fue el que tomó la fotografía para la portada del disco.


Spencer Elden, el bebé que apareció fotografiado en la portada del disco “Nevermind”, ahora, ya adulto, aparece emulando la icónica imagen.

Hoy, con 28 años, Spencer Elden, el otrora bebé protagonista de la famosa portada de “Nevermind”, recordó que “yo tenía cuatro meses de edad y mi padre estaba asistiendo a la Escuela de Arte en aquella época. Sus amigos solían pedirle ayuda con sus proyectos. Así que su amigo, el fotógrafo Kirk Weddle, lo llamó y le dijo: “¿Quieres hacer algo de dinero hoy y lanzar a tu hijo en la piscina?”. Y él estuvo de acuerdo. Mis padres me llevaron allí abajo. Al parecer tocaron en mi cara para estimular mi reflejo “chistoso”, me sumergieron, tomaron unas fotos, y me sacaron. Y eso fue todo. Se les pagó 200 dólares y fueron a comer tacos después. No fue una gran cosa y he posado en repetidas oportunidades emulando esa portada, pero esta vez cubriendo mis partes íntimas. Todavía me cuesta comprender esta locura en torno a un disco. Pero no he sacado un solo provecho de ello”, dijo en una reciente entrevista.

Una vez que se tomó la fotografía para la portada de “Nevermind”, la compañía discográfica Geffen manifestó su negativa a que el pene del bebé se viera perfectamente en la imagen, preparando una portada alternativa donde no aparecía el pene del bebé, porque temían que pudiese herir la susceptibilidad del público. Kurt Cobain se enfureció con la decisión y amenazó a los ejecutivos de Geffen Records que si hacían esto, tendrían que poner un adhesivo en la portada que dijera lo siguiente: “Si se siente ofendido por esto, usted debe ser un pedófilo encubierto”. Geffen al final cambió de opinión y la imagen del bebé se publicó sin censura.

Storm Thorgerson, considerado uno de los mejores diseñadores de portadas de la historia, se deshizo en elogios sobre la portada de “Nevermind”, afirmando que era un ejercicio “lleno de poesía y de cinismo”. Un verdadero halago para una icónica portada que inicialmente no estaba destinada al éxito.

8) El título de la canción “Smells Like teen spirit”, la canción más emblemática y popular del álbum “Nevermind”, fue inspirada por una frase que escribió en la pared Tobi Vail, novia por entonces de Kurt Cobain, vocalista de Nirvana. Durante una reunión en la que se encontraban presentes Kurt Cobain y el baterista David Grohl, Tobi escribió en la pared la frase “Kurt smells like teen spirit” (“Kurt huele a espíritu adolescente”), aludiendo a una conocida marca de desodorante que se llamaba precisamente así, “Teen Spirit” (“Espíritu adolescente”), y que solía usar el líder de Nirvana.

La frase le gustó tanto a Kurt Cobain, que finalmente la usó para bautizar a su canción más conocida, considerada en la actualidad un verdadero himno de la generación X y cuyo brusco cambio de ritmo -donde se pasa de una tranquilizadora estrofa a una estruendoso y furioso estribillo- se inspiró en algunas de las canciones de The Pixies, una de las bandas favoritas de Cobain.

El conocido videoclip de esta canción, dirigido por el director Samuel Bayer, donde aparecen muchos jóvenes de entre 18 y 25 años a quienes se les pidió interpretar distintas personalidades de chicos de escuela secundaria, estuvo inspirado en la película “Over the Edge” (“En el abismo”, de 1979, de Jonathan Kaplan), una de las cintas favoritas de Kurt Cobain, donde se relata la revolución de unos adolescentes contra las autoridades. En el citado video, por cierto, aparece un viejo y calvo aseador vestido con un mono de trabajo y premunido de una escoba, cuya aparición se basó en una vivencia real de Kurt Cobain. Cuando el líder de Nirvana egresó de la escuela secundaria, y mientras muchos de sus ex compañeros se preparaban a ingresar a la universidad con un prometedor futuro, Cobain se vio obligado a trabajar de aseador en la misma escuela donde había estudiado, en uno de los hechos, sin duda, más humillantes de su vida.

9) Tras el impensado y masivo éxito mundial de “Nevermind”, Nirvana no sólo atrajo la atención de millones de fans, sino también de varios productores que deseaban ver a Nirvana teloneando a famosas bandas como Metallica y Guns N’Roses. Kurt Cobain rechazó estas invitaciones, sobre todo después que el cantante Axl Rose, vocalista de los Guns, se lo pidiera personalmente. Esto, al parecer, habría sido el detonante de los enfrentamientos públicos entre los dos líderes de los dos grupos más icónicos de aquella generación. Se dice que una vez Cobain, refiriéndose a los Guns N’ Roses, los definió como “gente sin talento que escribe canciones de mierda”.

10) Las expectativas comerciales de “Nevermind”, antes de su lanzamiento, eran bastante modestas, pero tras el fulminante éxito del primer primer sencillo, “Smells Like Teen Spirit”, el álbum desbancaría en enero de 1992 al álbum de Michael Jackson “Dangerous” del número uno del Billboard. A la postre, el disco vendería hasta la fecha más de 35 millones de copias en todo el mundo, abriéndole con su éxito las puertas a otras bandas como Pearl Jam, Alice in Chains y Soundgarden.

El álbum “Nevermind” sería clasificado en el lugar 17 en la lista de “Los 500 mejores álbumes de la historia”, mientras que la revista Rolling Stone lo posicionó en el primer lugar de “Los 100 mejores álbumes de los años 90’”. Y en el 2005 la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos lo incluyó en el Registro Nacional de Grabaciones, que reúne grabaciones de sonidos “cultural, histórica y estéticamente importantes” del siglo XX.

Video de Nirvana: “Smells like teen spirit”:

Video de Nirvana: “Come as you are”:

Video de Nirvana: “In bloom”:


Deja tu comentario

Comments are closed.