El mensaje oculto que Freddie Mercury dejó en la canción “Rapsodia Bohemia”

0

En este clásico del rock del año 1975, el fallecido cantante habría confesado parte de su intimidad.

El grupo inglés Queen lanzó en 1975, como single de su álbum “A night at the Opera”, la canción “Rapsodia Bohemia” («Bohemian Rhapsody»), un tema que permaneció en el número 1 de las listas británicas durante 9 semanas consecutivas y que tenía una estructura musical bastante inusual: no tenía estribillo y estaba dividida en seis secciones: una introducción a capela, una balada, un solo de guitarra, un segmento operístico, una sección de rock y una coda (parte que se añade al período final de una pieza musical, que con frecuencia suele ser la repetición de uno de los mejores motivos de la misma) que retomaba el tempo y la tonalidad de la balada introductoria.

La canción, compuesta íntegramente por el cantante Freddie Mercury como una suerte de breve ópera rock y grabada entre septiembre de 1974 y julio de 1975, llegaría de nuevo al número 1 en 1991 durante cinco semanas consecutivas en Inglaterra, tras la prematura muerte del vocalista por complicaciones derivadas del Sida, alcanzando casi 2 millones 180 mil copias vendidas y transformándose en el tercer single más vendido de todos los tiempos.

Entre las curiosidades de la grabación de “Rapsodia Bohemia” puede mencionarse que para grabar la parte vocal principal Freddie Mercury tuvo que grabar tres tonalidades de voz por separado, para así poder juntarlas y formar la melodía vocal principal, mientras que el mismo Freddie, el guitarrista Brian May y el baterista Roger Taylor cantaron continuamente de diez a doce horas por día, durante varias semanas, obteniendo 180 grabaciones separadas para que se usaran en los famosos coros de la canción.

Uno de los misterios que siguen rodeado a este clásico del rock tiene que ver con su enigmática letra (El diario “The New York Times” comentó en su época que “la característica más destacada de la canción era su letra fatalista”), que, según algunos, describía a un asesino suicida acosado por demonios o sucesos que ocurrían antes de una ejecución. Cuando la banda lanzó un disco recopilatorio con sus grandes éxitos en Irán, se incluyó un folleto en lengua persa que contenía las traducciones de las letras a este idioma y sus explicaciones. En el caso de “Bohemian Rhapsody”, se aclaraba que trataba sobre un hombre que había matado a alguien y, como Fausto, había vendido su alma al demonio. La noche antes de su ejecución este sujeto llamaba a Dios en árabe, diciendo “Bismillah”, y con la ayuda de sus ángeles intentaba recuperar su alma, que estaba en manos de satán.

Freddie Mercury, autor de la canción, siempre se negó a explicar el verdadero significado de su letra, asegurando que sólo se trataba sobre relaciones humanas. “Es una de esas canciones que tienen un aura de fantasía alrededor. Pienso que la gente debería simplemente escucharla, pensar en ella y luego formar su propia opinión acerca de lo que les dice… ‘Bohemian Rhapsody’ no salió de la nada. Hice algunas investigaciones, porque está pensada para ser un modelo de ópera, ¿por qué no?”.

Sin embargo, algunos biógrafos y letristas han afirmado en los últimos años que Freddie Mercury, compositor de la canción y el líder de la banda, escribió “Rapsodia Bohemia” para confesar veladamente su homosexualidad.

La crítica Sheila Whiteley explicó, para apoyar esta teoría, que Mercury había llegado a un punto de inflexión en su vida personal en 1975. Había estado viviendo con Mary Austin durante siete años, pero en aquel año había tenido su primera pareja homosexual. Según Whiteley, la canción reflejó el estado emocional del artista en ese tiempo: “Freddie estaba viviendo con Mary (‘Mama’, ‘madre’ como se llama a la Virgen María) y quería dejarla. Por eso en una parte de la canción canta “Mama Mia let me go” (“Madre mía, déjame ir”).

En la sección de rock de la canción, que va del minuto 4:08 al 4:55 del tema, cuando Mercury canta agresivamente la frase “can’t do this to me, baby” (“No puedes hacerme esto, nena”), la crítica Sheila Whiteley piensa que esta sección es una declaración de la necesidad de Mercury de abrazar la vida homosexual y de dejar a Mary Austin para poder vivir con otro hombre y sentirse más libre.

Lesley-Ann Jones, biógrafa de Freddie Mercury, también apoyó esta teoría, asegurando que si bien esta canción se estrenó el 31 de octubre de 1975 y Mercury habló por primera vez abiertamente de su sexualidad en 1986, habría salido en realidad del closet con esta clásica canción.

El compositor Sir Tim Rice, quien fue cercano a Freddie Mercury, también se inclinó por esta tesis. “Hablé con Roger Taylor (el baterista de la banda) al respecto y hay un mensaje muy claro de Freddie en la letra de la canción. Este es admitir que era gay. En la línea ‘Mamá, acabo de matar a un hombre’, es porque ha matado al viejo Freddie, su anterior imagen. Cuando canta ‘Puse un arma contra su cabeza, tiré del gatillo y ahora él está muerto’, se refiere a que la persona recta que era originalmente acababa de morir. Su vieja imagen, heterosexual, había muerto. Había destruido el hombre que él estaba tratando de ser, y ahora se trataba de ser él mismo, tratando de vivir con el nuevo Freddie, un Freddie auténtico”.

Rice agregó que “en el verso ‘Veo una pequeña silueta de un hombre’ Freddie se refiere a él mismo, aún siendo perseguido por lo que ha hecho, y lo que él es”. Según explicó el mismo Rice, esta interpretación de la letra de la canción fue compartida por la última pareja sentimental que tuvo Freddie Mercury antes de morir, Jim Hutton, quien falleció en el año 2010.

Algunos integrantes de Queen, respecto a este tema, opinaron que la canción “Rapsodia Bohemia” no hablaba de un asesino acosado por demonios sino que contenía referencias veladas a los problemas personales de Freddie Mercury. El guitarrista Brian May sostuvo que “Freddie era una persona muy compleja: frívolo y gracioso en la superficie, pero a la vez ocultaba inseguridades y problemas de su niñez. Nunca nos explicó la letra, pero creo que puso mucho de sí mismo en aquella canción”, mientras que el baterista Roger Taylor comentó que “el verdadero significado de la canción era claramente de auto-exposición, con sólo unas pequeñas partes sin sentido en el medio”.

Deja tu comentario

Comments are closed.