Sol Pérez: “Juego a ser sexy pero no busco calentar a nadie”

0

Tiene 24, se hizo famosa por pronosticar el tiempo en el noticiero de TyC Sports y explotó como revelación del Bailando. Hoy se luce en La isla encantada –Teatro del Lago– y revoluciona Instagram con sus fotos. Sin embargo, dice: “Tener un buen cuerpo no garantiza el éxito”


Sol Pérez en Carlos Paz Foto: Fabian Uset/GENTE

Fue en marzo de 2017. Mientras caminaba por los pasillos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, a María Sol Pérez (24) le sonó el celular. “Queremos que este año seas parte del Bailando”, le dijeron.

La rubia miró la pantalla de su teléfono y, como la llamada provenía de un número desconocido, le restó credibilidad. “Pensé que era una broma”, asegura. Lo que no se imaginó es que a partir de ese instante su vida cambiaría para siempre.
DE BALLESTER A CARLOS PAZ SIN ESCALAS. Hija de Carla (47) y Horacio (52), hermana de Matías (25) y Manuel (23), María Sol nació en Villa Ballester (partido de San Martín) el 16 de julio de 1993.


Sol Pérez en Carlos Paz Foto: Fabian Uset/GENTE

Amante del deporte, cuando tenía cinco comenzó a practicar gimnasia artística y, con los años, se hizo aficionada al patín, disciplina en la que ganó más de un campeonato a nivel nacional. Cuando terminó el colegio estuvo entre estudiar Derecho o ser maestra jardinera, como su mamá. Dice que optó por lo primero porque es de “carácter fuerte” y tiene “espíritu justiciero”.
A los 19, mientras cursaba el ciclo básico, debutó en televisión haciendo sorteos en el programa Uno contra uno (TyC Sports), donde trabaja su tío, el periodista deportivo Fabián Pérez.

Después, participó del reality Combate (Canal 9), y en 2016 se convirtió en la chica que presenta el pronóstico meteorológico en la edición matutina del noticiero Sportia (TyC Sports).

Sol Pérez en Carlos Paz Foto: Fabian Uset/GENTE
Sin embargo, fue en 2017 cuando alcanzó su pico de popularidad gracias a su participación en ShowMatch. “No esperaba el nivel de exposición que me dio el Bailando. Si bien sigo viviendo en el mismo lugar y conservo mis amistades, ya no puedo hacer salidas al cine ni tener citas en cualquier lado. Igual, no reniego de eso. Son las reglas del juego”, resume la rubia que, en Instagram, ya suma más de dos millones de seguidores. Tal éxito le hizo posible ser convocada para La isla encantada, la obra que produce Dabope y se ofrece en el Teatro del Lago, en Villa Carlos Paz.

–Muchos te acusan de haber llegado a lo de Tinelli por publicar fotos de tu cola.
–Desde que abrí mi cuenta de Instagram, en 2014, siempre subí las mismas fotos. La diferencia es que en ese momento no tenía el nivel de exposición que tengo ahora. A mí me gusta la cultura del fitness y, en ese ambiente, se estila hacer ese tipo de poses. Yo publico lo que me parece lindo y lo que quiero mostrar. También subo videos con las rutinas que hago en el gimnasio. Juego con mi personaje sexy, pero no busco calentar a nadie. El hecho de tener un buen cuerpo no te garantiza el éxito: uno no es solamente un envase. De hecho, para mí lo más difícil fue salir del lugar de minita que sólo tenía que sonreír y dar la vueltita. Creo que eso quedó claro en mis previas con Marcelo, donde pude expresarme para que la gente conociera mi forma de pensar y mis valores.

Sobre el escenario de La isla encantada. Foto: Fabián Uset/GENTE
–Hace poco dijiste: “No puedo salir con un short a la calle, porque lo ven mal. Eso no está bien”. ¿Alguna vez te criticaron en público por tu vestimenta?
–Mucha gente piensa que si sos flaca podés ponerte cualquier cosa. En cambio, si tenés un cuerpo más voluptuoso no podés hacerlo, porque te tildan de grasa o de ser una chica fácil. Estoy en contra de ese criterio: me parece totalmente retrógrado y, lamentablemente, todavía está muy arraigado en la sociedad. Creo que todas las mujeres, más allá del cuerpo que tengan, tienen derecho a ponerse lo que quieran.

–¿Estás en pareja?
–No, sola (piensa). En realidad, uno nunca está del todo solo, pero por ahora no tengo un vínculo estable. Aunque quisiera, es un momento complicado para encarar una relación, porque estoy con mucho trabajo. Por otro lado, no sé si me animaría a exponer a otra persona. Quienes laburamos y fuimos creciendo en el medio ya sabemos cómo es, pero los que no son del palo se espantan. Creo que en ese sentido es donde más me perjudica la fama.

–¿Cuál es tu cable a tierra en este período de tanto vértigo profesional?
–Mi familia. Yo soy muy familiera. Me encanta mi trabajo, pero cuando vuelvo a casa necesito estar con mis viejos y mis hermanos. Mamá y mi hermano menor están acá instalados en Carlos Paz. Papá va y viene. Somos muy unidos.
–¿Qué planes tenés para este 2018?
–Planear algo, ¿para qué? Si el medio te sorprende todo el tiempo (risas). En principio, me gustaría terminar la carrera. Después tengo varias propuestas, entre ellas la de filmar una película… Pero no puedo anticipar nada. Quiero ir de a poco y disfrutar de las oportunidades que vayan apareciendo.

Por Flor Illbele Gentileza revista gente

Deja tu comentario

Comments are closed.