La cámara fotográfica que revolucionará la tecnología

0

La cámara Light L16 no es una compacta cualquiera, tiene 16 objetivos que permiten captar imágenes de hasta 52 megapíxeles y variar el foco tras la toma.
Una de las novedades más interesantes en el terreno de la tecnología fotográfica en 2016 fue el anuncio de la cámara Light, que se basa en un principio similar al que usan las cámaras duales de algunos teléfonos. Aunque la Light va mucho más allá. En vez de dos cámaras incorpora, atentos, 16 cámaras de 13 megapíxeles cada una.




Mediante técnicas de fotografía computacional se obtienen fotos de 52 megapíxeles. Sus creadores han anunciado que en el primer tercio de 2017 fabricarán y distribuirán las primeras cámaras entre los que apostaron por ellas en la campaña de crowdfunding que organizaron sus promotores.


Lo más interesante de este proyecto es que se trata de la primera cámara en la que prevalece un aspecto cada vez más importante en el terreno de la fotografía móvil, pero bastante descuidado por las empresas de tecnología fotográfica: la fotografía computacional. Un terreno en el que los algoritmos con los que trabaja el procesador de imagen juegan un papel muy relevante.


La cámara Light en lugar de contar con un sensor de gran tamaño, contará con 16 sensores con sus respectos 16 objetivos. Estos tendrán tres distancias focales diferentes: un angular de 28mm, similar al que equipan muchos teléfonos; un teleobjetivo de 70mm, algo superior a la segunda cámara del iPhone 7 Plus; y un teleobjetivo de largo alcance de 150mm.
La cámara funcionará con Android. Aunque sus creadores no han aclarado si, tal y como hizo Samsung con algunas de sus cámaras, el sistema podría ejecutar aplicaciones en la pantalla de cinco pulgadas, o simplemente la empresa lo concibe como plataforma para acceder a los modos de control.
Lo mejor de todo es que la Light, a pesar de que aún no se conocen sus dimensiones, parece bastante manejable. Al menos si nos atenemos a las fotos de los prototipos que se están distribuyendo. Sobre todo por su grosor. Pues ninguno de los objetivos sobresale del cuerpo. Un grave inconveniente de muchas cámaras de objetivos intercambiables y de la mayoría de cámaras compactas.
Sin embargo, aún hay muchas dudas en el aire: ¿será ligera? ¿su calidad de imagen de verdad rivalizará con la de una réflex como dicen sus creadores? ¿el procesador Snapdragon 820 que equipa junto con un procesador de la empresa serán suficientes para procesar las complejas operaciones que son necesarias para lograr las fotos de 52 megapíxeles? La empresa por ejemplo no explica a que velocidad podrá captar las fotos ni si dispone de un modo de ráfaga. Un silencio que nos parece preocupante.

Aunque el principal punto flaco es el precio de la cámara. Durante la campaña de crowfounding se vendió por 1.699 dólares. Una cifra excesiva como para que se popularice demasiado. También habrá que ver la capacidad de producción que pueda tener los creadores de Light si la demanda del dispositivo supera las expectativas. Tampoco hay noticias de que cuente con un visor electrónico. Lo que puede ser un impedimento para los fotógrafos que puedan estar dispuestos a pagar su elevado precio.
No sería raro que los creadores de Light se hayan lanzado a la piscina esperando que alguna empresa de tecnología fotográfica, o que produzca smartphones, compre su startup si la Light logra cierto éxito. Aunque puede suceder que termine convertida en una rareza tan genial como minoritaria, como las Sigma de la serie DP con sensor Foveon. Sea como sea la revolución de la fotografía computacional parece querer traspasar las fronteras de los smartphones. Ahora falta por saber si estamos ante una pequeña o una gran revolución.

Deja tu comentario

Comments are closed.